Comisiones Obreras de Euskadi

CCOO de Euskadi nace de las luchas obreras de los años cincuenta y sesenta del siglo XX en las zonas industriales de Bizkaia y Gipuzkoa. Desde esas comarcas se irá extendiendo a otros ámbitos y empresas, sorteando las dificultades que supone hacerlo en la clandestinidad por la falta de libertades democráticas. Con la llegada de la democracia, ese movimiento sociopolítico y reivindicativo que eran las primeras Comisiones Obreras, se legaliza y adopta la estructura de una organización sindical conservando alguna de sus características principales: su carácter plural, democrático y participativo. Como organización sindical vasca, Comisiones Obreras reivindica el autogobierno para Euskadi con dimensión social que se expresa en mejores servicios públicos, salario social, educación y sanidad públicas y de calidad, y la garantía de la participación de los sindicatos en la definición de estas políticas.

El conjunto de las Comisiones Obreras decidió en 1976 convertirse en una organización sindical en una reunión general: la Asamblea de Barcelona. Con motivo del 25 aniversario de la misma, Biltzar hizo un número especial que recoge por un lado la historia de CC.OO. de Euskadi antes de la legalización y también los acontecimientos más importantes vividos por Euskadi y el movimiento obrero vasco. Cinco años después, para celebrar el 30 Aniversario, se editó una ampliación de ésta en el libro "Apuntes para una historia de CCOO Euskadi".

Las comisiones obreras en Euskadi hasta el I Congreso 1977